Lecciones para emprender que no te enseñan en la universidad.

Cada vez más empresarios optan por saltear un programa de MBA, y es fácil ver por qué. Muchas estrellas célebres (Richard Branson, Bill Gates, Mark Zuckerberg, Steve Jobs) ni siquiera terminaron la universidad , y mucho menos la escuela de negocios. El hecho es que no hay sustituto para la experiencia, y ensuciarse las manos le enseñará lecciones que nunca aprendería en el aula.

1. No necesitas ser perfecto

Como Nick Petri lo pone en Business2Community , “la mayoría de los estudios de casos de emprendimiento son más o menos así: el CEO de Superstar se le ocurre una idea fantástica y totalmente original, reúne a un equipo de crack con una experiencia increíble en el campo correcto, crea el producto perfecto y comienza- estrategia de mercado para abordar el problema y domina el mercado “.

El mundo real no siempre funciona así. De hecho, las cosas rara vez salen según lo planeado. Lo importante es darse cuenta de que está bien. Leer la historia de éxito después de la historia de éxito hace que parezca que necesitas encontrar la idea perfecta, en el momento perfecto, con la combinación perfecta de personas, y jugar exactamente bien. La verdad es que no lo sabes y si te quedas sentado demasiado tiempo esperando la situación correcta o la idea correcta, no harás nada.

El hecho es que las empresas imperfectas tienen éxito todo el tiempo. Podrían ser los primeros en el mercado, tener una nueva estrategia de marketing agresiva que sacuda su nicho o compartir una historia que resuene con su público objetivo. Estas compañías ganan dinero real, y eso significa que tienen la oportunidad de aprender y evolucionar a medida que crecen. Si bien es bueno saber cómo se ve la perfección, es importante entender que no parece un rayo en un día despejado. Tienes que ir con lo que funciona y estar dispuesto a adaptarte a medida que avanzas.

2. Cómo encontrar un equilibrio trabajo-vida

Muchos mitos empresariales se centran en cuán implacables son las personas exitosas, trabajando las 24 horas, los 7 días de la semana para hacer que su negocio sea lo mejor posible, sin importar el costo. Puede tener la sensación de que cualquier energía que gaste que no esté enfocada en hacer crecer su negocio o desarrollar su carrera es una pérdida de tiempo. Este efecto se ve exacerbado por la capacidad de las aplicaciones de colaboración como Slack, Samepage y CoSchedule para golpear instantáneamente los dispositivos móviles de su equipo sin importar la hora o el lugar donde se encuentren.

La verdad es que la depresión es un problema muy real para los emprendedores, uno que puede llevar a una vida en el hogar que se desmorona, problemas de salud que van desde la obesidad hasta la pérdida de sueño y la adicción, y peor. Solo el 7% de la población general sufre de depresión, pero, según Business Insider , afecta a más del 30% de los empresarios, con problemas de ansiedad no muy por detrás. Ignorar estos problemas no los hace desaparecer. Los problemas no tratados pueden provocar síntomas aún peores e incluso podrían costarle la vida.

Hacer tiempo para familiares y amigos no significa que esté aflojando o malgastando su tiempo. El dinero no puede comprarlo todo, y debes asegurarte de tomarte el tiempo para disfrutar realmente de la vida que tienes incluso mientras trabajas para mejorarla. Aprender a sacar tiempo para las personas que importan es importante si quieres que esas personas se queden. Además, tomarse el tiempo para recargar puede ayudarlo a pensar en soluciones creativas a las que de otro modo no habría llegado.

3. Cómo motivar a otras personas

La universidad puede haberte enseñado cómo trabajar con otras personas y ser un buen colaborador, pero ser un gran gerente es algo completamente diferente. Trabajar con una persona e identificar con precisión sus fortalezas y debilidades para que pueda ponerlas en una posición de éxito es un arte. Lleva años perfeccionar tu estilo y entender cómo hacer que funcione para ti.

Todo comienza con la forma en que presentas tus comentarios. Debe poder leer de dónde viene alguien y descubrir cómo comunicarse con ellos de una manera que realmente comunique lo que quiere decir. Debe asegurarse de mantenerlo práctico, relatable y factible.

La otra cosa que es importante recordar es que las personas tienden a aferrarse a los comentarios negativos y olvidarse de los positivos. Se llama sesgo de negatividad , y significa que somos mucho más rápidos para dejar de lado los cumplidos y centrarnos en las críticas. Del otro lado de la mesa, a menudo sentimos que no estamos haciendo nuestro trabajo como gerente si no estamos proporcionando críticas constructivas. En su lugar, empuje a sí mismo para encontrar maneras de incorporar el refuerzo positivo en sus comentarios, y no tenga miedo de repetirse o explicar por qué las cosas funcionan bien.

Finalmente, si tiene que tomar una decisión difícil que involucre a un empleado, asegúrese de ser lo más transparente posible sobre cómo llegó a su decisión. Es más fácil tragar algo que quizás no te guste si puedes entender el razonamiento, y también ayuda a tus empleados a entender de dónde vienes. Establecer incluso pequeñas decisiones contra los grandes objetivos de su negocio ayudará a su equipo a comprender dónde encajan en la imagen y qué pueden hacer para hacer mejor su trabajo.

Lo que puedes hacer ahora

Los años universitarios son excelentes para experimentar cosas nuevas, conocer gente nueva y comenzar una carrera que puede durar toda la vida. Al mismo tiempo, hay muchas lecciones que no puedes aprender de estudiar, y en algún momento, solo tienes que ensuciarte las manos.

  • Deja ir la necesidad de ser perfecto.

  • Trabaje para encontrar un buen equilibrio entre el trabajo y la vida.

  • Presta atención a cómo das tu opinión.

  • Sea transparente sobre cómo toma decisiones gerenciales.